fbpx
Inicio Columnas Consejos para empezar a correr en cerro y montaña – Parte II

Consejos para empezar a correr en cerro y montaña – Parte II

3

Si ya te has aventurado a correr por cerros, habrás notado la diferencia que hay con correr por calle. No cambia sólo el terreno, sino que el ambiente en su totalidad. Pasamos de un lugar artificial y a uno casi 100% natural, y además desconocido.

A continuación, cinco puntos a tener en cuenta para aventurarse a los cerros.

Clima

Algo muy importante para correr de buena manera en montaña es informarse del tiempo que habrá el día que salgamos. De esta forma veremos a qué nos enfrentamos y cómo nos podemos preparar. Según este punto, es cómo evaluaremos y decidiremos los 4 puntos siguientes en esta lista.

Zapatillas

Lo primero a tener en cuenta es si realmente necesitamos zapatillas nuevas para el cerro, considerando que sólo la ocuparemos para correr en este terreno, ya que es donde se sentirán más cómodas y donde tendrán un buen desempeño.  En mi experiencia, al comenzar a correr en cerro no fue necesario adquirir zapatillas específicas, ya que no corría por lugares complicados ni técnicos; ahora si ya se cuenta con más experiencia y se visitan senderos difíciles y técnicos, se recomienda contar con zapatillas específicas para trail running, que poseen calugas en la suela y permiten un mejor agarre.

En cuanto a la impermeabilidad de las zapatillas, en algunos casos sirve y en otros no. Si nos llega a entrar agua en unas zapatillas impermeables, ésta se va a quedar ahí durante todo el recorrido, lo que puede llevar a formación de ampollas en los pies por tenerlos mojados mucho tiempo. Ahora, con unas zapatillas livianas y con buena ventilación, se mojarán más rápido, pero el agua puede salir y el pie tiende a secarse más rápido.

Todo depende de los objetivos y preferencias de cada uno, ya que también hay corredores que van al cerro con calzado minimalista y a veces descalzo.

Mochila

Este es un gran tema dentro del ámbito trail. Lo primero es saber qué tan lejos vamos a correr. Si vamos a dar una vuelta de unos 10 km, no necesitaremos más que lo puesto y una botella de hidratación. Ahora, si vamos a superar los 15 km, conviene llevar consigo una mochila. Una gran pregunta en este punto es ¿necesito una mochila específica de trail running? La respuesta es no. Basta con una mochila que tenga una abrazadera que vaya por la cintura, para que no salte mientras corremos. Dentro de ella se puede llevar otra botella con agua, algo de comer y una chaqueta de abrigo.

Llegado el momento, en el que ya estemos entrenando mayor volumen y calidad, necesitaremos una mochila de trail running, para correr con más comodidad y eficacia.

Ropa adecuada

Respecto a la ropa, se recomienda de tela dry-fit (o similar), respirable, para que no terminemos empapados mientras estamos lejos de casa. Lo anterior es muy importante ya que estando en el cerro muchas veces dan ganas de detenerse y contemplar el paisaje, y no hay nada peor que estar empapado y enfriarse. Siempre lo ideal será llevar ropa de recambio en la mochila: primera capa, calzas y cortaviento. Esto último es de suma importancia, ya que las condiciones en montaña son cambiantes y poder tener ropa seca a mano significa mucho cuando se está lejos de la ciudad.

Comida

Hasta las carreras de 15 kms, en calle, la comida no es tema. Superada esa distancia se hace necesario comer algo para reponer energías. En la maratón ya es algo fundamental comer durante la prueba. Si en calle es necesario, en la montaña lo es aún más. Sea cual sea la distancia que vamos a correr, siempre es bueno contar con algún bocadillo a mano. Lo mejor es llevar algo que nos gusté, ya que así será como darnos un premio por lograr el objetivo. Puede ser fruta, snacks, chocolate, frutos secos, geles, lo que sea, pero que nos sienta bien mientras entrenamos.

3 Comentarios

  1. Muy bien artículo! Que mejor que aprender de alguien que escribe desde sus vivencias en terreno! Estaré atento a los prox artículos!

Comments are closed.