fbpx
Inicio Zapatillas y Material Accesorios La principal ley de velocidad de Nike

La principal ley de velocidad de Nike

0

Allyson Felix lleva un kit de atletismo Nike Vapor con tecnología Nike AeroSwift y zapatillas de clavos Nike Zoom Superfly Flyknit.

La tercera ley de Newton sobre el movimiento es convincente: por cada acción hay una reacción de igualdad y otra de oposición, lo que significa que la velocidad de un atleta es la suma de su fuerza aplicada y el efecto de la fuerza de oposición sobre él. En el caso de la zancada de un corredor, ese contraste es la resistencia aerodinámica: la fuerza que actúa sobre cualquier cuerpo sólido en movimiento en la dirección del flujo libre de corriente. Los nuevos uniformes de atletismo Nike –de acuerdo con la especialidad y el atleta– están expresamente diseñados para reducir la fricción y maximizar el esfuerzo.

En la base del sistema están las zapatillas de clavos y los kits de atletismo Nike Vapor, cuyo peso se ha minimizado gracias a la tecnología Nike AeroSwift, que incorpora poliéster reciclado. El tejido del kit se expande en cuatro direcciones e incluye una malla respirable con Nike AeroBlades: nódulos que permiten canalizar el aire alrededor del atleta y que suponen la mayor reducción de fricción que, hasta ahora, había permitido un uniforme de atletismo de Nike.

Ya en 1996, los científicos y los ingenieros aerodinámicos del NSRL (Laboratorio de Investigación Deportiva de Nike) tenían la teoría de que la aplicación de texturas en un corredor podía reducir la resistencia aerodinámica. Iniciaron la investigación en Sydney 2000 con el traje original Nike Swift Suit y continuaron evolucionado la tecnología hasta la introducción de nylon aterciopelado, que fue incorporado por la compañía en Londres 2012 en su ropa de velocidad. El aterciopelado era efectivo, pero no tanto como los AeroBlades, que elevan la tecnología Nike Swift a un nuevo nivel.

Además de incorporar AeroBlades a los uniformes de atletismo, los diseñadores han creado mangas y protectores para las piernas con AeroBlades estratégicamente situados. También tuvieron en cuenta otro elemento común en las bolsas de los atletas: el vendaje terapéutico. Y aplicaron AeroBlades con formas anatómicas a los parches adhesivos.

Para identificar las áreas de mayor resistencia al viento y definir el mejor lugar para la colocación de AeroBlades, los diseñadores realizaron pruebas en un túnel de viento con maniquíes que tenían la misma forma y tamaño que varios atletas Nike. Los resultados multidisciplinares se integraron en el kit completo Nike AeroSwift Tape.

Complementado con instrucciones de colocación específicas, cuyo objetivo es reducir el tiempo de los velocistas en una fracción de segundo y en múltiples segundos para los maratonistas, este kit entrega a los atletas opciones de rendimiento que pueden personalizar dependiendo de sus preferencias, basándose en sus especialidades y condiciones respectivas.

Al mismo tiempo, estos destacados avances aerodinámicos pusieron el acento en un aspecto hasta el momento desatendido del kit: el dorsal de atletismo. Tradicionalmente sujeto con un alfiler, el dorsal de papel, que data de 1849, es una hoja física y visual, muy distinta al sistema progresivo y aerodinámico que propone Nike. Crea fricción y distracción y, además, los modernos equipos de atletismo casi no tienen espacio para fijarla.

Inspirándose en AeroSwift Tape, los diseñadores crearon una micro capa perforada y respirable: Nike AeroSwift Bib, que se puede fijar directamente sobre el uniforme, formando una capa elástica y sin costuras que se mueve con el cuerpo. Puede aguantar una maratón, en términos de condiciones climáticas y desgaste y, aun así, despegarse fácilmente al final de la carrera.

Luego, Nike aplicó el mismo objetivo de velocidad ligera y precisión a sus anteojos. Normalmente usados por los atletas que buscan protegerse del sol o que no quieren que otros competidores vean sus ojos, los anteojos de atletismo suelen destacar más por su aspecto que por su capacidad aerodinámica.

Nike se dispuso a crear un estilo de gafas sin precedentes que pone de relieve su compromiso con un sistema integral de velocidad al tiempo que logra un impacto estético. Para ello, la compañía se inspiró en la naturaleza, en la fuerte, ligera y flexible estructura de los tendones.

Estas lecciones, combinadas con vastos estudios de diseño –se centraron en las líneas gestuales que expresa el lenguaje visual de la velocidad–, más las pruebas en el túnel de viento, llevaron al desarrollo de Nike Wing: un anteojo curvo de una sola pieza que transciende lo tradicional, ya que se eliminan las bisagras. Los disruptivos anteojos también incorporan cortes fractales y una visera media para mejorar el flujo aerodinámico.

Para realizar el novedoso diseño, se requirió una nueva mezcla de materiales y un método de creación inédito; nunca antes se habían hecho anteojos de una sola pieza y la mezcla de nylon utilizado tradicionalmente para las gafas no era suficiente. Para hacer frente a estos desafíos, Nike buscó a expertos en la materia: el laboratorio de diseño e innovación de anteojos VSP Global, The Shop, y la lente óptica especializada ZEISS.

Además, se usaron prototipos 3D para acelerar un proceso de creación que normalmente se puede extender hasta cinco años y que finalmente duró 20 meses. El grupo perfeccionó cada pieza del diseño, incluyendo una pieza de silicona adaptable para la zona de la nariz y una banda trasera –que viene en dos tamaños– para un ajuste cómodo, seguro y de mayor resistencia a la humedad. También cuenta con una barra de ventilación de silicona en la frente que permite la máxima circulación de aire y reducir el empañamiento.

Fieles a su nombre, los anteojos Nike Wing pesan cuatro gramos menos que unos anteojos promedio y tienen menos contacto con la cara y la cabeza. El toque final de su diseño está en la superficie de la lente, que incorpora Nike’s Speed Tint para reducir el deslumbramiento y permitir, al mismo tiempo, la entrada de luz roja, que tiene un efecto calmante en el cuerpo. La terminación es con un destello de plata. Con este detalle, Nike hace también referencia a la velocidad de sus atletas, gracias a la ayuda de su sistema de velocidad sin precedentes.

La filosofía del “Sistema de rendimiento” de Nike ha sido aplicada a todos los kits Nike Vapor, incluyendo los uniformes de baloncesto y los equipos de fútbol.

Fotos: http://news.nike.com/news/speed-system

Comprometidos con la sustentabilidad

La tecnología Flyknit trabaja cada puntada de la capellada de una zapatilla para proporcionar el máximo rendimiento al tiempo que genera un 60% menos de residuos que los métodos tradicionales de cortar y coser. En los Juegos Olímpicos de Río, más atletas que nunca usarán Nike Flyknit.

Aproximadamente el 71% del calzado y las prendas de vestir Nike contienen material reciclado. Por ejemplo, desde 2010, Nike ha transformado más de tres mil millones de botellas de plástico en poliéster reciclado para su uso en productos de alto rendimiento.