fbpx
Inicio Nutrición y Pérdida de Peso Nutrición Mantente saludable durante todo el invierno

Mantente saludable durante todo el invierno

0

Qué comer y beber para evitar las dolencias propias de un clima frío

Realizar ciertas comidas y bebidas que sean parte de tu dieta, te pueden ayudar a evitar problemas comunes del invierno, dice David Grotto, autor del libro 101 Comidas Optimas para la Vida. Prueba con estos cinco consejos que te ayudarán a estar saludable, y a mejorar tu entrenamiento durante todo el año.

Manos y pies fríos

El autor Grotto nos señala que el aminoácido de arginina ayuda a expandir los vasos sanguíneos, y también en la estimulación del flujo sanguíneo. Asimismo, nos informa que la Arginina se encuentra en comida ricas en proteínas como en la carne magra, pollo y pescado. También está en las almendras, maní, avena y cebada. El té, vino, cacao y chocolate pueden ser útiles. Todos estos alimentos son efectivos para mejorar la circulación de la sangre.

Articulaciones rígidas

El antiinflamatorio omega 3 se ha encontrado en abundancia en pescados como el salmón, el cual te beneficiará a reducir la inflamación de las articulaciones cuando estas se encuentren inflamadas. Incluso puede reducir el dolor muscular causado por el ejercicio. El omega 3 es tan eficiente que en un estudio realizado, casi el 60% de pacientes que presentaban dolores en la espalda y cuello, y que consumieron suplementos de aceite de pescado, terminaron por dejar medicamentos como el ibuprofeno. La nutricionista y deportista Bárbara Lewin, quien además trabaja con corredores, recomienda también reducir la utilización de ácidos grasos como el omega 6 (que se encuentra en las carnes rojas y el aceite de maíz), ya que pueden promover la inflamación.

Trastorno Afectivo Estacional (TAD)

Este es un tipo de depresión que ocurre de manera típica durante el invierno, cuando decrece la luz solar, provocando una caída en nuestros niveles de serotonina, el químico del cerebro que nos hace “sentir bien”. Coautora del libro La Dieta de alimentación de la Serotonina, Judith Wurtman, nos explica que comer pequeñas dosis de carbohidratos ayudará a tu cerebro a producir serotonina. Eso si, debes consumir carbohidratos sin otras comidas (asegúrate de que tus meriendas no tengan más de dos o tres gramos de proteínas, la cual preserva la producción serotonina) y con un estómago vacío. Realizar esto permitirá desvanecer el TAD en alrededor de unos 20 minutos. Puedes probar con un muffin o con la mitad de un pan y mermelada, palomitas de maíz bajas en grasas, galletas saladas, o incluso con cereales para el desayuno.

El “clásico” resfrío

La mayoría de los adultos tiene entre dos o tres resfríos por año. La temporada en que este virus ataca con más fuerza es, por supuesto, durante la época invernal. Es decir cuando nos encontramos con más gente “puertas adentro”, haciendo más fácil que nos contagiemos con los distintos  gérmenes.  ¿Cuál es la solución ante esto? La infaltable sopa de pollo de la mamá. Las últimas investigaciones han encontrado que la sopa de pollo tiene efectos antiinflamatorios, que ayudan a aliviar los síntomas que producen las infecciones en el tracto superior respiratorio. El caldo caliente alivia la garganta, las zanahorias proveen beta-caroteno (que está relacionado con la inmunidad), y las cebollas y el ajo tienen propiedades antibacteriales.

Piel seca

Investigaciones nos demuestran que ácidos grasos esenciales encontrados en el salmón, las semillas de lino, las nueces y el aceite de oliva,  pueden ayudar a que las células de la piel se mantengan hidratadas, lo que quiere decir menos seca, escamosa e irritada. De hecho, en un estudio publicado el año 2009 en el Diario Nutricional Británico, se han encontrado que los participantes que tomaron semillas de lino-o suplementos de aceite- durante tres meses, tuvieron un crecimiento significativo en la humectación de la piel, y una reducción de su aspereza. El autor Grotto también incentiva a los corredores a consumir muchas vitaminas A,C,E y selenio. “Todos ellos son antioxidantes que nos ayudan a curar nuestra piel de adentro hacia afuera”.